Los tiempos cambian y las necesidades y preocupaciones dentro de los departamentos de IT, no son la excepción. Cada vez se escucha más hablar de agilidad, flexibilidad, business apps y otros temas en el entorno de negocios. Las empresas quieren alcanzar la transformación digital para permanecer vigentes e incluso, por encima de sus competidores. Aunque la preocupación por estos temas es cierta, hay algo que podríamos asegurar es más relevante para los líderes de IT: la disponibilidad.

No hay que tomar a mal esto. Tener una red ágil que pueda responder a las necesidades del cliente de forma rápida es importante. Usar recursos en la nube e implementar servicios SaaS puede traer grandes beneficios tanto para colaboradores como para clientes. Aprovechar la escalabilidad de nuevas tecnologías trae ajustes benéficos en el presupuesto de las áreas de sistemas. Comprendemos lo atractivo de todo esto, pero si todo eso no corre por una red de alta disponibilidad, los beneficios se ven significativamente reducidos.

Lo que buscan los líderes.

Si preguntamos a líderes de TI de diferentes sectores, la gran mayoría marca la disponibilidad como su principal preocupación. Tener servicios sin disrupciones o caídas es lo más importante para ellos. ¿Por qué? Tomemos por ejemplo a algún líder de una empresa que, como muchas en la actualidad, utiliza un CRM en la nube. Claro que tener el CRM en la nube le trae beneficios a la empresa en general, pero ¿qué pasa si la conexión de Internet falla? Eso mantendría prácticamente parado a todo el departamento de ventas que sin poder acceder a la información en el CRM no podrían ni siquiera comunicarse con muchos de sus clientes. Esto representaría pérdidas de dinero, tiempo y hasta reputación. Y toda la responsabilidad recae en el líder de TI porque es el encargado de la conexión a Internet y la relación con el proveedor.

Y no sólo se trata de pérdidas en productividad o dinero. Si llevamos esto a un escenario de un líder de TI en alguna red de hospitales, incluso vidas humanas estarían en peligro. Los impactos de una falla en los servicios de telecomunicaciones tienen muchas implicaciones.

¿Qué es alta disponibilidad?

A todo esto, definamos lo que es la alta disponibilidad. La disponibilidad, en informática, se refiere al periodo de tiempo en el que un servicio está disponible para su uso. También se entiende como el tiempo que necesita un sistema para responder a una solicitud hecha por un usuario. La disponibilidad se mide en porcentaje de modo que un porcentaje mayor significa menores fallas en el sistema.

La alta disponibilidad se trata de un protocolo de diseño de un sistema. Asegura un cierto grado absoluto de continuidad operacional durante un periodo de medición específico. Su fin es garantizar que el servicio otorgado funcione adecuadamente en todo momento. Regresando a los porcentajes, un 99% de disponibilidad es considerado como alta. Pensémoslo como si ofrece 99% durante un año, quiere decir que sólo tendría 3.6 días de inactividad de un año. Mientras más se acerque a 100%, mejor disponibilidad.

Consecuencias de baja disponibilidad

La principal consecuencia de caídas en el sistema es la baja en productividad. Pero existen otros muchos impactos como:

  • Costos directos asociados a la caída del sistema
  • Horas de trabajo adicionales
  • Pérdida en productividad
  • Pérdida de ingresos
  • Costos indirectos como: retrasos en producción, insatisfacción de clientes, pérdida de reputación, mala publicidad, desconfianza de externos y de los propios empleados.

Es por esto por lo que es recomendable buscar una infraestructura de alta disponibilidad.

¿Cómo conseguir alta disponibilidad?

Hay varios componentes que determinan la alta disponibilidad. Entre ellos:

Entorno: Tener servidores en diferentes áreas geográficas, asegura que en caso de algún percance no se venga abajo todo el sistema.

Hardware: debe ser resistente a cortes de energía y fallos físicos.

Software: sistemas operativos y aplicaciones debe estar preparado para manejar fallos inesperados.

Datos: hay muchos riesgos en cuando a datos, por ello, los sistemas de alta disponibilidad requieren un plan de seguridad de los datos en caso de falla.

Red: las complicaciones de red representan una posible causa de interrupciones en el sistema. Se requiere contar con una red redundante, de preferencia desde su diseño, para reaccionar a fallas inesperadas.

Como lo ves, a pesar de las nuevas tendencias, la alta disponibilidad debe ser el foco de atención de líderes de IT. Ya que, si se asegura esto, ellos tendrán algo menos de qué preocuparse durante su día a día.